Blog

Valores Blanco Legal

0 comentarios
valores Blanco Legal

Mis valores, mi bandera

Aunque está muy de moda hablar de valores de marca siempre han existido los mismos, desde siempre ha sido importante saber transmitir a los demás aquello en lo qué creemos, en cómo hacemos las cosas  y lo que es lo verdaderamente importante para nosotros, es una certeza que llega de lejos, aunque posiblemente nunca se haya hablado tanto de ello.

Recuerdo cuando mi papá me hablaba cuando era  pequeña de estas cosas, él me hablaba de la importancia de que tus clientes sepan de ti, de responsabilidad, de la palabra dada, de la confianza, de la ilusión y del compromiso. Para él eran sus valores estrella, aquellos por los que era conocido y los que abanderaban su forma de hacer las cosas. También era el prisma bajo el que nos educaba, por lo que no tenía que pensar, toda su vida giraba alrededor de los mismos conceptos, daba igual que hablara con los pequeños o que hablara con un cliente, así nunca se equivocaba, hablaba desde su centro.

Y hoy si miro los míos veo que esos valores que me contaba cuando era pequeña, me siguen acompañando. Puede ser que yo le haya dado más vueltas al tema, que además haya hablado de ellos en multitud de ocasiones y que los tenga escritos por todas partes, pero me gusta ver que nos unen, pese al tiempo transcurrido, cosas tan importantes como ello. Y ello no sólo me hace estar más cerca tuyo sino también más cerca suyo y posiblemente eso sea una de las mejores cosas que me pase en la vida, sentirlo a mi lado, aunque ya no esté desde hace demasiado tiempo, es un regalo que me alegra los días, un regalo que hace que esté mucho más cerca de ti y de mi propia esencia, esa que se forjó en mi infancia. 

Y así, cuando uno mi misión, el hacerte la vida más fácil, en ayudarte a caminar por el mundo legal sin tropiezos, el hacerte entendible el galimatías legal, puedo ver reflejados todos y cada uno de mis valores, y los mismos están impregnados en todo lo que hago, no sólo yo, sino todo mi equipo.

Una de las partes que más nos cuesta y donde encontramos la gran mayoría de nuestros fallos es en la comunicación, nos cuesta  comunicar a los demás aquello que hacemos, nos cuesta transmitir nuestras emociones, sin embargo yo creo que es mucho más fácil que todo eso, sólo tienes que actuar con naturalidad, hacer las cosas lo mejor posible, no dejarte deslumbrar por las luces cegadoras, así que el gran secreto se encuentra en hacer las cosas a tu manera.

Muchas de las razones de que hago y porque hago lo que hago tienen que ver con mis valores, y esos valores me conectan directamente con mi niñez, con mi familia, con mis días de aprendizaje y con mi recorrido vital. Así, al final todo lo que soy es el resultado de todo lo que he vivido, todo lo que hago es producto de todo ese recorrido y cómo lo hago es el resultado de todos estos años.

Así, para mi hay unos valores más importantes que otros, una de las cosas que más valoro es la libertad, la libertad de decidir, la libertad de avanzar, la libertad de decir no y desde luego es en la que baso todos mis esfuerzos. Sin esa libertad no tendría sentido nada de lo que para mi es Blanco Legal, que es mucho más que un simple trabajo o la forma que tengo de ganarme la vida. Blanco Legal para mi es toda una declaración de principios, es mi camino para hacer lo que más me gusta hacer, ayudarte a desarrollar tu empresa, acompañarte en el camino administrativo, en resolver tus problemas según mi propio criterio, el mío y sólo el mío, y eso está presente en todo lo que hago.

No se si desde el otro lado lo notarás, si seré capaz de transmitirlo tan claro cómo lo veo, pero de lo que estoy segura es de que si conecto contigo es porque tus valores son muy parecidos a los míos, tu forma de hacer, de ver y de entender se parece mucho a la mía, y es ahí donde seguro que conectamos, donde no hay que explicar nada porque se ve por si solo.

Se que no siempre es fácil poner nombre a los valores, a mi me pasa que a veces, cuando tengo que ponerme a pensar en conceptos abstractos me quedo en blanco y no se que decir, y no siempre tienes un largo recorrido que te sirve de experiencia, pero no hace falta nada de todo ello, la cosa es mucho más simple, se sincera contigo misma, haz las cosas siguiendo siempre tu criterio, no te dejes deslumbrar por todas esas luces cegadoras que nos abruman y sigue tu instinto. Para mi nunca ha habido mejor manera de hacer las cosas, y cuando he querido hacerlas de forma distinta, nunca me ha salido.

Por eso es tan importante tener claro bajo que panorama moral quieres actuar, las empresas sin alma no llegan tan lejos, tener criterio, hacer las cosas con corazón y por el motivo adecuado, son necesarios para avanzar.

Y tú, ¿tienes reconocidos tus valores?