Blog

¿Cuánto cuesta ser autónomo? Ponle precio a tu trabajo

2 comentarios
evalua tus gastos

¿Cuantos gastos necesita una empresa?

¿Los has contado? ¿Enumerado? ¿Has valorado si todos y cada uno de ellos son necesarios? Estoy segura de que sí, que lo has hecho una y mil veces. Los gastos suelen ser lo que más miedo nos da en el tema empresarial, porque aunque al principio puedas mantenerlos bajo raya, otras veces resulta imposible y se disparan casi sin darte cuenta.

Muchas veces, sobre todo cuando comenzamos, no sabemos exactamente a que gastos nos enfrentamos, todo parece mucho, sobre todo cuando aun no has comenzado a tener ingresos, pero puedes creerte que esa sensación no desaparece jamás, es un tema que merece toda nuestra atención.

Pero hoy no solo quiero hablarte del control de los gastos, que es importante, sino de su evaluación. Es importante saber que tipo de gastos tenemos, en qué inciden en nuestro trabajo, si los hemos tenido en cuenta a la hora de poner precio a nuestro trabajo, incluso si mejoran nuestro proceso productivo.

Ver los gastos totales ayuda a tener mayor conciencia de la situación de tu empresa, puedes llegar a ser mas consciente de aquello que necesitas o donde quieres llegar. Muchas veces hablamos de gastos que no se pueden evitar, como sería el hosting o la línea telefónica, y otras veces son gastos que lo que hacen es ayudarnos, y alguna vez simplemente son gastos tontos, que también los hay.

Hace mucho tiempo, un año, revisando los gastos de mi empresa, vi una partida que me llamó mucho la atención, y era la partida destinada al café, por aquel entonces algo imprescindible en mi vida, y lo que siempre me había parecido muy barato, visto en computo anual, hizo que me planteara otras alternativas. Mi partida para el café ascendía a 4.500´00 euros anuales, ¿te lo puedes creer? A mi me parece una barbaridad, de hecho desterré la cafetera que teníamos y compre otra cafetera que funcionaba con café molido tradicional, cuyo paquete costaba una media de tres euros. Y aunque me costó mas dinero la cafetera que compré que la que ya teníamos, pase a tener un gasto anual de café de unos 700´00 euros, mucho más llevadero.

Con esto, lo que quiero decir, es que no solo debemos saber cuanto nos gastamos en nuestros negocios, sino que debemos ser capaces de valorar en qué lo hacemos y el impacto que tiene en nuestros negocios.

Lo mismo me pasaba con el papel o con el servicio de correos, partidas que por si solas no son muy importantes, frente a por ejemplo la partida de personal, pero que cuando les pones nombre si pasan a cobrar importancia, y lo hacen así, de golpe.

Por eso es tan importante evaluar en que nos gastamos el dinero y cuando lo hacemos. Yo, por mis flujos de trabajo me encuentro con temporadas en las que tengo mucho más flujo de efectivo que en otras, y tomar algunas decisiones de compra en algunos meses podría significar un problema, debido a las peculiaridades de mi negocio, que seguro serán distintas a las tuyas.

Y seguro que si eres consciente de esos gastos, de su clasificación, serás capaz de mantenerlos bajo control, decidir cuales son necesarios y cuales son superfluos. De esta manera, poco a poco irás perfilando y adecuando, también, el precio de tus productos o servicios.

Ten en cuenta que todos los gastos deben incidir en tus precios, por lo que si se multiplican dejarás de mantener los precios justos que buscamos, por lo que tal vez tu precio y servicio dejará de ser competitivo, algo que no podemos dejar de mirar.

Recuerda cuando hablábamos de precios de las cosas que teníamos en cuenta, una partida bastante importante eran los gastos de nuestra actividad, así que cuando mayor es esta partida, mayores deben ser los precios.

Pero tampoco hay que martirizarse, revisar al menos una vez al año los números de nuestro negocio de una manera global, en conjunto, así como saber que nos hemos gastado y en que lo hemos hecho nos ayudará a tomar mejores decisiones para el año que viene.

Con estos números, sabiendo cual ha sido tu margen de beneficio, en porcentaje real, contante y sonante podrás saber si vas por el camino que te marcaste en un principio, cuando a comienzo de año marcaste unos objetivos.

Saberse cerca de tus propios objetivos es un gran impulso a la hora de planificar, es saber que haces las cosas bien, que tus esfuerzos están encaminados hacia donde tú quieres llegar y no te dejas llevar de la mano de la suerte.

En mi lista de gastos imprescindibles están:

1.- Los relativos a personal, ya que sin mi equipo no podría llegar a donde quiero.
2.- Los relativos a seguridad social (los famosos autónomos)
3.- Los destinados a mis programas de gestión que me facilitan el trabajo.
4.- Los que tienen que ver con telefonía, internet, hosting y demás.
5.- Mi servicio de telesecretaria, sin el cual no tendría a mis clientes atendidos cuando yo no estoy.
6.- Los relativos al diseño corporativo.
7.- No puedo olvidar el manejo de mis redes.
8.- La formación en todas sus formas.

Sin estos gastos yo no puedo trabajar, no puedo desarrollar la parte principal de mi actividad, así que siempre están presentes, luego en mi lista de gastos reales hay muchos más, pero esos ya no son tan importantes.

Y por si no pediste la última vez el calculador de precios, te lo dejo hoy aquí, no olvides venir a contarnos cuales son tus gastos imprescindibles.